Obesidad y depresión: dos condiciones con muchos mitos y prejuicios

Publicado en 03/10/2023.

Tiempo de leer: 7.3minutos.

Obesidad y depresión

La obesidad y depresión son dos problemas de salud que, a pesar de sus diferencias, tienen algunos puntos en común, e incluso numerosos casos en los que existe una asociación entre ellos.

Estas similitudes y asociaciones, como veremos a lo largo del artículo, se dan de varias formas, que incluyen tanto la relación causal como algunos prejuicios y mitos que rodean a ambas patologías.

Por ello, es común que las personas que padecen depresión y obesidad se muestren reticentes a buscar ayuda profesional, convirtiéndose en un blanco fácil para las peligrosas pseudociencias.

En este sentido, comprender la verdad detrás de los mitos y prejuicios sobre la depresión y la obesidad es fundamental, así como conocer las frecuentes asociaciones entre ambas.

 

Una asociación común

La asociación entre obesidad y depresión es frecuente, y ambos son trastornos de salud multifactoriales, es decir, tienen una serie de causas que influyen en su desarrollo[1]Blasco BV, García-Jiménez J, Bodoano I, Gutiérrez-Rojas L. Obesity and Depression: Its Prevalence and Influence as a Prognostic Factor: A Systematic Review. Psychiatry Investig. 2020 … Continue reading.

Los factores más frecuentemente observados son:

  • Predisposición genética
  • Hábitos alimentarios poco saludables ricos en alimentos ricos en calorías
  • Estilo de vida sedentario, es decir, falta de actividad física
  • Estrés recurrente
  • Problemas emocionales y de autoestima.

Además, el sobrepeso puede influir negativamente en la salud psicológica, ya sea a través de cambios en la autoimagen, reducción de la autoestima o incluso problemas metabólicos. Al mismo tiempo, la depresión suele ir acompañada de síntomas relacionados con la alimentación.

 

La relación entre lo físico y lo psicológico

Cuando hablamos de depresión lo primero que nos viene a la cabeza es que se trata de una enfermedad psicológica o psiquiátrica. Paralelamente, muchos consideran que la obesidad es simplemente una enfermedad física.

Sin embargo, las causas, los mecanismos patológicos y los síntomas de estos dos graves problemas de salud no se limitan a un solo campo, es decir, pueden afectar tanto a la mente como al cuerpo.

Por lo tanto, los factores emocionales y psicológicos están involucrados en el desarrollo de la obesidad, y las personas con depresión suelen experimentar síntomas físicos.[2]Trivedi MH. The link between depression and physical symptoms. Prim Care Companion J Clin Psychiatry. 2004;6(Suppl 1):12-6. PMID: 16001092; PMCID: PMC486942.

Siguiendo la misma línea, los tratamientos deben tener en cuenta esta complejidad.

Ver también: La compulsión alimentaria y la psicología detrás de ella

¿Cómo surgen los mitos sobre la obesidad y la depresión?

La asociación entre obesidad y depresión es un tema complejo y, a menudo, poco comprendido. Este malentendido, a su vez, puede hacernos creer en interpretaciones erróneas de algunos hechos, o incluso generar explicaciones simplistas sobre enfermedades potencialmente graves.

Por eso son tan comunes los mitos y la desinformación sobre el tema, ya sea sobre cada problema por separado o sobre una combinación de ellos.

Entonces, a continuación, conoceremos los hechos detrás de estos mitos, para poder tener una mejor comprensión de este complejo tema:

 

Mito: La personas obesas desarrollan depresión

Realidad: Aunque existe una asociación entre la obesidad y la depresión, no todas las personas obesas desarrollan esta condición. Sin embargo, como esta asociación realmente existe, es importante que los profesionales de la salud tengan presente esta posibilidad, facilitando así el tratamiento de ambos problemas.

 

Mito: La depresión causa obesidad.

Realidad: Al igual que en el punto anterior, las personas con depresión no necesariamente desarrollarán obesidad.

Sin embargo, la depresión puede afectar el apetito y el comportamiento alimentario, provocando potencialmente tanto aumento como pérdida de peso.

 

Mito: La obesidad y depresión tienen causas completamente diferentes.

Realidad: De hecho, existen causas específicas para ambas afecciones y pueden ser bastante diferentes. Sin embargo, al tratarse de enfermedades complejas y multifactoriales, muchos factores asociados a la obesidad y la depresión pueden ser similares, por ejemplo, los relacionados con el estrés y el estilo de vida.

Por ello, es fundamental buscar estas “coincidencias” cuando nos cruzamos con personas afectadas por estos dos problemas de salud.

 

Mito: La obesidad y la depresión son causadas exclusivamente por la genética.

Realidad: Existe un gran debate sobre las causas de la obesidad y la depresión, y una “lucha” entre quienes creen que las causas son puramente biológicas y quienes afirman que también están involucradas causas psicológicas. Sin embargo, al tratarse de problemas complejos, con diferentes factores implicados en su desarrollo, podemos decir que tanto la obesidad como la depresión pueden tener causas genéticas, pero no son las únicas[3]Afari N, Noonan C, Goldberg J, Roy-Byrne P, Schur E, Golnari G, Buchwald D. Depression and obesity: do shared genes explain the relationship? Depress Anxiety. 2010 Sep;27(9):799-806. doi: … Continue reading.

 

Mito: Tanto la obesidad como la depresión siempre deben tratarse con medicamentos.

Realidad: Aunque existen medicamentos que pueden usarse para tratar tanto la depresión como la obesidad, no son las únicas formas de tratamiento disponibles. Además, estos medicamentos por sí solos no son suficientes para tratar estos trastornos de salud. Por lo tanto, la mayoría de las veces se utilizan otros enfoques, como por ejemplo:

  • Psicoterapia
  • Ejercicio físico frecuente
  • Cambios en la dieta
  • Reestructuración de la rutina diaria

 

Mito: El metabolismo no afecta la salud mental.

Realidad: Estudios recientes ya han demostrado que el metabolismo juega un papel muy importante en la regulación del estado de ánimo. Paralelamente, la disfunción metabólica provocada por la obesidad también puede generar algo llamado neuroinflamación, amplificando los efectos sobre la salud mental[4]Fulton S, Décarie-Spain L, Fioramonti X, Guiard B, Nakajima S. The menace of obesity to depression and anxiety prevalence. Trends Endocrinol Metab. 2022 Jan;33(1):18-35. doi: … Continue reading.

 

Principales prejuicios sobre la obesidad y depresión

A pesar de tratarse de problemas de salud diferentes, tanto la obesidad como la depresión son blanco de prejuicios muy similares. Los más comunes son:

 

  1. Falta de fuerza de voluntad
    Está muy extendida la idea de que la obesidad y la depresión son trastornos simples, y que solo pueden resolverse con el deseo de mejorar.
    Por eso, existen algunas afirmaciones que muchas veces van dirigidas a personas obesas y con depresión, que además de no ayudar a mejorar el problema, acaban estorbando y perjudicando a las personas que lo padecen. Algunos ejemplos son:
    “La obesidad es siempre una elección personal”.
    “Las personas con depresión deberían simplemente ‘salir de ella’ o ‘animarse'”.
    “Las personas con depresión son débiles o vagas.”
    “Es simplemente tristeza o falta de voluntad”.
    Aunque el deseo de seguir un tratamiento para mejorar la salud física y mental es fundamental, esto no significa que estos problemas sean fruto de una falta de “fuerza de voluntad”.

 

  1. Son problemas fáciles de tratar
    Tanto la obesidad como la depresión son enfermedades complejas que involucran factores psicológicos, físicos y sociales.
    Por lo tanto, afirmar que estos dos problemas de salud son fáciles de tratar, además de ser un insulto para quienes luchan contra ellos, es completamente erróneo.

 

  1. No son enfermedades reales
    Este es uno de los principales prejuicios contra la obesidad y la depresión, y puede perjudicar mucho a las personas que padecen estos problemas.
    Clasificar las enfermedades como “no reales” hace que muchos no reconozcan el sufrimiento que implican y culpen a las personas que luchan con estos problemas.
    Pero, como ya han demostrado varios estudios, la obesidad y la depresión, y la asociación entre ambas, son enfermedades reales, que requieren tratamientos médicos y pueden afectar significativamente la salud.

 

Resumen

  • Obesidad y depresión son enfermedades objeto de innumerables mitos y prejuicios, muchas veces basados en la falta de información sobre el tema.
  • La asociación entre obesidad y depresión también es común y puede hacer que el tratamiento sea más complejo
  • Otro punto en común entre estos dos trastornos de salud es el hecho de que ambos se clasifican como multifactoriales, es decir, tienen numerosas causas que, en conjunto, conducen al desarrollo del problema.
  • Del mismo modo, el tratamiento de estas patologías también debe tener en cuenta estas múltiples causas, para garantizar el mejor resultado posible.

Referencias

Referencias
1 Blasco BV, García-Jiménez J, Bodoano I, Gutiérrez-Rojas L. Obesity and Depression: Its Prevalence and Influence as a Prognostic Factor: A Systematic Review. Psychiatry Investig. 2020 Aug;17(8):715-724. doi: 10.30773/pi.2020.0099.
2 Trivedi MH. The link between depression and physical symptoms. Prim Care Companion J Clin Psychiatry. 2004;6(Suppl 1):12-6. PMID: 16001092; PMCID: PMC486942.
3 Afari N, Noonan C, Goldberg J, Roy-Byrne P, Schur E, Golnari G, Buchwald D. Depression and obesity: do shared genes explain the relationship? Depress Anxiety. 2010 Sep;27(9):799-806. doi: 10.1002/da.20704
4 Fulton S, Décarie-Spain L, Fioramonti X, Guiard B, Nakajima S. The menace of obesity to depression and anxiety prevalence. Trends Endocrinol Metab. 2022 Jan;33(1):18-35. doi: 10.1016/j.tem.2021.10.005

Comparte esta historia...

cirugía de pérdida de pesoMitos y realidades: desmitificando conceptos erróneos sobre la cirugía de pérdida de peso
Obesidad y tabaquismoObesidad y tabaquismo: entienda los riesgos de esta asociación

Explora más publicaciones de blog