Obesidad y tabaquismo: entienda los riesgos de esta asociación

Publicado en 06/09/2023.

Tiempo de leer: 5.1minutos.

Obesidad y tabaquismo

La obesidad y tabaquismo son dos factores de riesgo graves para el desarrollo de una serie de problemas de salud, y su combinación aumenta significativamente estos riesgos.

Esto se debe a que fumar mientras se es obeso aumenta la posibilidad de complicaciones graves, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, problemas respiratorios, cáncer y accidentes cerebrovasculares[1]Pi-Sunyer X. The medical risks of obesity. Postgrad Med. 2009 Nov;121(6):21-33. doi: 10.3810/pgm.2009.11.2074.

Además, esta doble condición también puede hacer más complejo el tratamiento de ciertas enfermedades, debido a los efectos negativos que ambas tienen sobre el organismo.

Es decir, es fundamental comprender los riesgos asociados con esta condición, para entender la importancia de buscar ayuda para enfrentar esos problemas. Y este es precisamente el propósito de nuestro artículo.

 

¿Cuáles son los riesgos asociados con el tabaquismo y la obesidad?

La asociación de tabaquismo y obesidad conlleva importantes riesgos para la salud. Los más comunes y preocupantes son:

  • Enfermedades cardiovasculares como aterosclerosis, hipertensión y enfermedad coronaria
  • Diabetes tipo 2, una condición que reduce la sensibilidad de las células a la insulina y afecta el metabolismo de la glucosa
  • Problemas pulmonares y respiratorios, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y apnea del sueño
  • Cáncer, incluido el cáncer de pulmón, vejiga, mama, colon y próstata
  • Trastornos metabólicos, que van desde desequilibrios hormonales hasta niveles elevados de colesterol y triglicéridos

Además, tanto el tabaquismo como la obesidad pueden hacer que el tratamiento de otras enfermedades sea más difícil y menos efectivo.

 

¿Existe una relación entre el tabaquismo y los cambios de peso?

Sí, el hábito de fumar, además de dejarlo, está asociado con algunos cambios en el peso, que pueden ser aumento o pérdida de peso.

En general, algunos estudios muestran que la prevalencia de obesidad entre los fumadores es menor que la observada entre las personas que no fuman[2]Dare S, Mackay DF, Pell JP. Relationship between smoking and obesity: a cross-sectional study of 499,504 middle-aged adults in the UK general population. PLoS One. 2015 Apr 17;10(4):e0123579. doi: … Continue reading.

Además, es habitual que las personas en proceso de dejar de fumar acaben ganando un poco de peso[3]GINAWI, I., BASHIR, A., ALRESHIDI, Y., DIRWEESH, A., AL-HAZIMI, A., AHMED, H., KAMAL, E., AHMED, M.. Association Between Obesity and Cigarette Smoking: A Community-Based Study. Journal of … Continue reading, sobre todo cuando lo hacen sin ayuda profesional.

Este aumento de peso se produce, en general, por la ansiedad y la compulsión que genera la abstinencia de nicotina, así como por otros cambios metabólicos que provoca el hábito de fumar.

Pero eso no significa que los cigarrillos te hagan perder peso, ni que fumar pueda traer ningún beneficio para la salud.

Además, aunque algunas personas pueden experimentar una disminución del apetito al fumar, el cigarrillo provoca una serie de problemas de salud, que pueden incluso reducir la esperanza de vida de una persona.

En resumen, fumar no es una opción para la prevención de la obesidad y sus riesgos superan cualquier beneficio de los posibles cambios de peso que puede ocasionar.

 

Obesidad y otros factores de riesgo

Aunque existe una relación inversa entre el tabaquismo y la obesidad, es decir, las personas que fuman parecen tener un riesgo menor de ser obesas, esta relación cambia con el tiempo.

Así, las personas que fuman inicialmente tienden a ser más delgadas, pero a medida que pasan los años, el hábito de fumar comienza a interferir con las actividades físicas, lo que lleva a un estilo de vida sedentario, y puede conducir al desarrollo de otros comportamientos compulsivos. Por lo tanto, el riesgo de obesidad aumenta en personas que fuman durante muchos años.

Esto también ocurre con otros hábitos ligados a la compulsión, como el consumo excesivo de alcohol[4]Chatkin, R., Mottin, C.C. & Chatkin, J.M. Smoking among morbidly obese patients. BMC Pulm Med 10, 61 (2010). https://doi.org/10.1186/1471-2466-10-61.

Así, podemos afirmar que la asociación de la obesidad con el tabaquismo y otros factores de riesgo es significativa, aumentando así la posibilidad de desarrollar problemas de salud graves.

Ver también: La obesidad y la apnea del sueño

¿Obesidad y tabaquismo están relacionados con la inflamación?

Sí, tanto fumar como la obesidad pueden estar relacionados con la inflamación en el cuerpo.

En el caso del tabaquismo, el hábito de fumar puede desencadenar procesos inflamatorios crónicos en los pulmones, vasos sanguíneos y otros órganos.

En el caso de la obesidad, la presencia de tejido adiposo en exceso puede llevar a una activación constante del sistema inmunológico, dando como resultado un estado inflamatorio crónico de bajo grado.

Y es precisamente este estado inflamatorio el que contribuye al desarrollo de enfermedades crónicas y metabólicas, además de aumentar la probabilidad de desarrollar diversos tipos de cáncer.

 

¿Es posible dejar de fumar sin aumentar de peso?

El aumento de peso es una realidad para muchas personas que dejan de fumar, y puede ser aún más intenso en aquellas que ya tenían sobrepeso antes.

Por lo tanto, dejar el hábito de fumar sin aumentar de peso puede ser un desafío, pero es posible con la adopción de algunas estrategias:

  • Práctica regular de actividad física
  • Seguimiento nutricional
  • Psicoterapia
  • Uso de medicamentos
  • Terapias alternativas como la acupuntura

De esta forma, es posible controlar los síntomas de abstinencia de la nicotina, además de tratar cualquier posible problema de salud que esté asociado al tabaquismo.

Estos enfoques se utilizan comúnmente en los programas de tratamiento para dejar de fumar disponibles en muchas ciudades a través del sistema de salud pública y del sistema privado.

Referencias

Referencias
1 Pi-Sunyer X. The medical risks of obesity. Postgrad Med. 2009 Nov;121(6):21-33. doi: 10.3810/pgm.2009.11.2074
2 Dare S, Mackay DF, Pell JP. Relationship between smoking and obesity: a cross-sectional study of 499,504 middle-aged adults in the UK general population. PLoS One. 2015 Apr 17;10(4):e0123579. doi: 10.1371/journal.pone.0123579. Erratum in: PLoS One. 2017 Feb 8;12 (2):e0172076. PMID: 25886648; PMCID: PMC4401671.
3 GINAWI, I., BASHIR, A., ALRESHIDI, Y., DIRWEESH, A., AL-HAZIMI, A., AHMED, H., KAMAL, E., AHMED, M.. Association Between Obesity and Cigarette Smoking: A Community-Based Study. Journal of Endocrinology and Metabolism, North America, 6, oct. 2016. Available at: https://www.jofem.org/index.php/jofem/article/view/385/458
4 Chatkin, R., Mottin, C.C. & Chatkin, J.M. Smoking among morbidly obese patients. BMC Pulm Med 10, 61 (2010). https://doi.org/10.1186/1471-2466-10-61

Comparte esta historia...

Obesidad y depresiónObesidad y depresión: dos condiciones con muchos mitos y prejuicios
Tés milagrosos para adelgazarTés milagrosos para adelgazar: ¿sería la yerba mate una opción?

Explora más publicaciones de blog