¿Cuál es la relación entre la obesidad y el ACV?

Publicado en 19/04/2022.

Tiempo de leer: 4.7minutos.

¿Cuál es la relación entre la obesidad y el ACV?

¿Existe alguna relación entre la obesidad y el ACV, o acidente cerebrovascular? Para encontrar una respuesta a esta pregunta, primero debemos hablar sobre la obesidad.

Hay que ser claros y entender que la obesidad es una enfermedad crónica, ya bien establecida desde hace varios años que se ha estudiado más a fondo. Se han realizado diversos estudios donde se demuestra que a partir del sobrepeso o la obesidad leve el riesgo de presentar enfermedades relacionadas a la obesidad se incrementa.

La obesidad es un estado de inflamación crónica de órganos y tejidos del cuerpo por exceso de la acumulación de grasa en los mismos. Los adipocitos que son las células grasas o donde se deposita la grasa, cuando crecen en demasía o aumentan de tamaño, los vasos sanguíneos que los nutren no llegan a ser suficiente teniendo bajo aporte de oxigenación lo que provoca que se liberen sustancias inflamatorias que afectan los órganos y tejidos del cuerpo.

¿Obesidad y el ACV: existe relación?

Las muertes relacionadas con los accidentes vasculares cerebrales en todas las edades incrementaron en la última década hasta 22% [1]Mendelian Randomization Study of Obesity and Cerebrovascular Disease. Marini S, Merino J, Montgomery BE, Malik R, Sudlow CL, Dichgans M, Florez JC, Rosand J, Gill D, Anderson CD; International … Continue reading. Algunos estudios observacionales han mostrado que los individuos con obesidad tienen un doble riesgo de experimentar un evento vascular cerebral comparado con individuos con peso normal. Sin embargo, algunos estudios han mostrado que el Índice de Masa Corporal no se asocia a un accidente vascular.

Se conoce como enfermedad arteriosclerosa o aterosclerosis, al depósito de lípidos o grasas en las paredes de las arterias que progresivamente las van tapando hasta que ocluyen el flujo de sangre. La enfermedad vascular o enfermedad de las arterias, incluye a la enfermedad aterosclerótica, la hipertensión arterial y la dislipidemia, enfermedades para las que los factores de riesgo de la obesidad van desde 1.5 a 3.0 [2]Feigin VL, Nguyen G, Cercy K, et al. Global, regional, and country- specific lifetime risk of stroke, 1990–2016. N Engl J Med 2018;379: 2429–2437..

La enfermedad vascular está muy relacionada a obesidad y a la diabetes tipo 2 y es una causa dominante de mortalidad en los pacientes diabéticos. La importancia de la insulina en la patogénesis de la aterosclerosis se ha demostrado en experimentos en animales en donde se les administra insulina en las arterias provocando aterosclerosis en esas arterias.

La hiperinsulinemia o niveles altos de insulina en sangre estimula la proliferación y síntesis de colágena en las paredes musculares de las arterias. La insulina también aumenta el transporte de la lipoproteína de baja densidad (LDL) que se conoce también como colesterol malo adentro de las paredes musculares de las arterias, causando lipotoxicidad, resultado en estrés oxidativo e inflamación de la pared arterial, provocando que se aglomeren las células del sistema inmune como los macrófagos y células T contribuyendo a que se forme una placa y vaya creciendo de tamaño. Los ácidos grasos saturados y sus derivados que se depositan también en las paredes arteriales exacerban la respuesta inflamatoria.

El óxido nítrico juega un papel muy importante en la enfermedad vascular en la obesidad, tiene un efecto vaso relajante, antinflamatorio, antioxidante y anti proliferante. La insulina y la resistencia a la insulina provocan una producción a la baja de óxido nítrico a nivel de las paredes arteriales disminuyendo los niveles de este y se ha visto que la disminución del óxido nítrico aumenta la aterosclerosis.

Cuando estas placas aterosclerosas en las paredes de las arterias van creciendo pueden desprenderse y quedar libres en la circulación, a esto se le conoce como un trombo. Cuando un trombo llega a algún vaso cerebral, lo tapa u ocluye provoca un accidente vascular cerebral, que pueden dividirse en dos tipos: infarto cerebral o hemorragia cerebral. Cuando el trombo tapa el vaso sanguíneo cerebral se le conoce como infarto, es decir el segmento del cerebro que recibe nutrición a través de ese vaso sanguíneo empieza a sufrir y si no se atiende a tiempo, se muere ese segmento de cerebro provocando muchas consecuencias a lo individuo y incluso la muerte.

Conclusión

Con lo anterior podemos concluir que, si existe una fuerte relación entre la obesidad y el ACV, sobre todo en los pacientes obesos que son diabéticos, es decir la obesidad por si sola aumenta el riesgo de tener algún evento cerebral vascular, pero si se le agrega diabetes tipo 2, aumenta todavía más el riesgo y se a eso se le agrega la hipertensión arterial sistémica y tabaquismo los riesgos se multiplican de manera exponencial [3]The ASMBS Textbook of Bariatric Surgery. Volume 1. Springer. 33-34..

Existen factores de riesgo modificables y los no modificables. Los modificables son la obesidad, tabaquismo, sedentarismo, estilo de vida y nutrición. Los no modificables son la tendencia genética a la aterosclerosis, la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial, los lípidos elevados en sangre. Aunque no son modificables, si se puede mejorar.

La obesidad es una enfermedad que puede modificarse o controlarse, bajando de peso los pacientes modifican de manera importante los riesgos de padecer otras enfermedades como la diabetes tipo 2 que los lleven a padecer un accidente cerebrovascular.

Ver también: Obesidad y tabaquismo – entienda los riesgos de esta asociación

Referencias

Referencias
1 Mendelian Randomization Study of Obesity and Cerebrovascular DiseaseMarini S, Merino J, Montgomery BE, Malik R, Sudlow CL, Dichgans M, Florez JC, Rosand J, Gill D, Anderson CD; International Stroke Genetics Consortium.Ann Neurol. 2020 Apr;87(4):516-524. doi: 10.1002/ana.25686. Epub 2020 Feb 19.
2 Feigin VL, Nguyen G, Cercy K, et al. Global, regional, and country- specific lifetime risk of stroke, 1990–2016. N Engl J Med 2018;379: 2429–2437.
3 The ASMBS Textbook of Bariatric Surgery. Volume 1. Springer. 33-34.

Comparte esta historia...

¿Existe relación entre obesidad y función tiroidea?¿Existe relación entre obesidad y función tiroidea?
obesidad y problemas ortopédicosLa obesidad y problemas ortopédicos

Explora más publicaciones de blog